jueves, 25 de julio de 2019

¿El Manifiesto Ágil debería de actualizarse?

Tablero con el borrador del Manifiesto Ágil en 2001
cortesía de los autores firmantes del mismo
El Manifiesto Ágil marcó en 2001 un punto de inflexión en la ingeniería de software poniendo el foco en cosas como el valor, las personas, la comunicación efectiva, los ciclos cortos de entrega, los ciclos cortos de feedback y el aprendizaje.

El mundo ha evolucionado desde entonces, muchas compañías han incorporado la Agilidad y han madurado en un mundo que conocemos como VUCA; un mundo digital con sus transformaciones digitales, un mundo distribuido e hiperconectado, con una alta pervasividad del software, en el que es necesario la innovación a todos los niveles, el microaprendizaje continuo y la entrega continua bajo demanda con dependencias crecientes y diseños emergentes.

La evolución del mundo y las compañías requiere una revisión del Manifiesto Ágil. Por ejemplo en 2001 la capacidad de ordenadores y servidores era limitada y por ello el tercer principio dimensiona los sprints entre 2 semanas y 2 meses, cuando hoy en día con los sistemas actuales, hay compañías que en un solo día son capaces de identificar una nueva funcionalidad, construirla y llevarla a producción y hasta medir el uso que hacen de ella los usuarios finales.

En 2011, Kent Beck propuso que incluso un gran manifiesto debería de evolucionar y propuso Beyond Agile Manifestoel que muestro a continuación y podría ser el siguiente paso:
  • Visión y disciplina de equipo, por encima de individuos y su interacción, (por encima de los procesos y las herramientas)
  • Aprendizaje validado, por encima de software que funciona (por encima de la documentación exhaustiva)
  • Descubrimiento con el cliente, por encima de la colaboración con el cliente (por encima de la negociación contractual)
  • Iniciar el cambio, por encima la respuesta al cambio (por encima del seguimiento de un plan)
Visión y disciplina de equipo: efectivamente hoy en día el foco está en la formación de equipos de excelencia u hiperproductivos, equipos que tratamos como una sola unidad y que con una misión clara y un mínimo de restricciones construyen sistemas de forma autoorganizada.

Aprendizaje validado: hemos aprendido que cualquier requisito, funcionalidad, historia de usuario no deja de ser una hipótesis, pensamos que nos van a dar beneficios, pero no lo sabemos hasta que las validemos. Para ello utilizamos el ciclo Lean UX que se basa en el ciclo de feedback construir-medir-aprender. A través del mismo generamos conocimiento validado sobre un producto, extrayendo conclusiones valiosas de los usuarios que ya usan o vayan a utilizar ese producto.

Descubrimiento con el cliente: cada vez más lo que tiene futuro son los partnerships y alejarnos del concepto de cliente-proveedor. Colaboramos comos dos partners, el de negocio (ex-cliente) y el tecnológico (ex-proveedor), con un objetivo de crecimiento mutuo poniendo el foco en maximizar la competitividad de cliente (negocio).

Iniciar el cambio: hoy en día un buen Propietario de Producto interactúa continuamente con sus interesados y usuarios para entender sus necesidades y problemas, y levantar nuevas necesidades para mantener el producto en constante evolución y a la empresa competitiva en ese mundo VUCA. Probablemente si no hay cambios en un producto es que ha llegado a la obsolescencia.

Suscribo la actualización, creo que para el mundo de hoy es lo que lo haría que sea un gran manifiesto. ¡Gracias Kent!

No hay comentarios:

Publicar un comentario