jueves, 22 de enero de 2015

¿Se puede aplicar Scrum en proyectos con factorías de software?

Como en la filosofía empresarial de muchas compañías, la inclusión de las factorías de software o e-labs (laboratorios externos) en los proyectos de TI nos viene heredada del taylorismo, que según dicta con su gestión de organización científica, divide las tareas en quien piensa y en quien las hace. Un profesor que tuve sostiene que la factoría de software es una aberración nacida del modelo del taylorismo, en que los gerentes gestionan los principios de planificación y ejecución del trabajo de personas que dejan de ser tales para convertirse en robots llamados recursos.
Modelo de caja nega de factoría de software
El peligro real de las factorías de software es su naturaleza de caja negra, no tanto por el hecho de que tengan que demostrar que funcionan y por tanto nos oculten su cocina y penurias, sino por la pérdida de conocimiento. Uno de los activos más valiosos de las compañías de TI es el conocimiento, y con factorías de software el conocimiento tácito se genera fuera de la compañía y se perderá definitivamente cuando se acabe el trabajo y se disuelva la factoría. Quizá en la factoría se haya aplicado Scrum y con cada sprint haya habido un aprendizaje valioso y mejora continua, pero con un modelo de caja negra no hay afianzamiento de conocimiento.

Con un modelo diferente Scrum podría ser aplicable a proyectos en factorías de software, tendría que ser un modelo colaborativo en que Scrum se aplicase desde la compañía de TI con el cliente presente en forma de Propietario de Producto. Los equipos de la factoría de software deberían estar presentes, física o virtualmente, en todas las reuniones que dicta Scrum, sobre todo en la reunión diaria, todo ello según el modelo de escalabilidad establecido. Por otro lado sería clave la labor de crear y aumentar las conexiones entre personas, las personas de la compañía, las de las factorías y las del cliente.


La aplicación de Scrum en proyectos con factorías de software es posible, pero requiere cambiar la naturaleza de caja negra de las mismas y por ende un cambio cultural en el que cliente y proveedor actúan como verdaderos partners. Quiero resaltar que la industria automovilista lo ha entendido con JIT "just-in-time", un método que requiere respeto por la red de partners y proveedores, desafiándolos y ayudándolos a mejorar, donde se tratar a las personas como parte más de la compañía cliente, de forma que busquen cumplir los objetivos marcados como si fueran de su propia empresa. Y no nos engañemos, en un modelo de caja negra tal como las he vivido hasta ahora, las preocupaciones sobre los riesgos son las propias, las de la factoría, y por tanto es necesario un verdadero cambio cultural hacia agilidad para que pueda funcionar con éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario