miércoles, 28 de enero de 2015

¿Cómo se logra un equipo autoorganizado?

La autoorganización no se puede planificar, es un comportamiento natural del ser humano, a las personas les gusta trabajar con otras personas, y la única forma es crear las condiciones propicias para que emerja en el equipo y se refuerce con mejora continua. Si se juntan 4 niños de procedencias distintas, por ejemplo un español, un alemán, un japonés y un americano y solo hablan su propio idioma, acabarán jugando como los mejores amigos de toda la vida en cuestión de media hora.

Primero veamos qué significa autoorganización:

Autoorganización es cuando se hacen las cosas
y no hay necesidad de orquestación por parte de nadie

Un equipo autoorganizado es responsable tanto de dirigirse y organizarse para alcanzar el objetivo marcado, así como de controlarse y adaptarse para corregir y mejorar su desempeño.

Tal como describe Brad Appleton en su artículo "Agile Self-Organizing Teams", un equipo ágil autoorganizado es:

  • Autónomo: No existe una única autoridad central para la toma de decisiones, el control se distribuye colectivamente dentro del equipo
  • Adaptable: El equipo ajusta dinámicamente sus roles, especialidades funcionales y otros limites con el fin de resolver sus propios problemas y mejorar su propio desempeño
  • Responsable: El equipo comparte colectivamente la responsabilidad de los resultados
Equipo en proceso de autoorganización
Para lograr la autoorganización de un equipo hay que partir de ciertas condiciones: debe de haber metas claras y a corto plazo para poder establecer el compromiso. Debe de haber visibilidad y transparencia en la contribución y el progreso de cada miembro, así como del progreso del equipo. Se deben de establecer los límites según el contexto del negocio, el equipo ha de tener claras sus restricciones al trabajar: objetivos de negocio, presupuesto, tiempos de entrega...

Con las condiciones adecuadas la autoorganización se logra incrementado la autonomía del equipo a medida que van adquiriendo la misma. Pronto se crean la confianza y la seguridad para una retroalimentación honesta y una crítica constructiva entre los miembros de equipo, siendo esta la clave para que pueda asentarse la autoorganización. Las retrospectivas son claves para reforzar la autoorganización mediante la mejora continua, de cada retrospectiva debe de obtenerse una mejora que al implementarla contribuye a la creación de un equipo ganador.


Hay dos obstáculos principales que pueden darse. En primer lugar está la cultura jerárquica y de control existente en muchas organizaciones. Esta hace que el equipo no siempre tenga la oportunidad de tomar las suficientes decisiones, en ocasiones es necesario un cambio de cultura organizacional. Por otro lado hay que vigilar individuos negativos o escépticos con la autoorganización, estos pueden influenciar al equipo e impedir la autoorganización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario