domingo, 13 de diciembre de 2020

¿Crees que no puedes aprender de lo aprendido? Shu-Ha-Ri puede ayudarte

Imagen de Victoria Garrido :-)
El concepto de Shu-Ha-Rri es propio de las artes marciales japonesas, especialmente del Aikido.

Fue presentado por primera vez por Fuhaku Kawakami como Jo-ha-kyū. Más adelante Zeami Motokiyo, el maestro de Noh, extendió este concepto a su baile como Shu-Ha-Ri, que a su vez devendría en parte de la filosofía del Aikido y del arte marcial Shorinji Kempo.

Shu-Ha-Ri describe las etapas del aprendizaje hasta la maestría y se puede traducir aproximadamente como: "primero aprende, después desaprende y finalmente trasciende".

Por lo tanto:
  • Shu: requiere seguir las reglas
  • Ha: una vez que has seguido las reglas, hay que empezar a romperlas
  • Ri: aquí se debería de innovar con tus nuevas reglas y abandonar las establecidas
Estas tres etapas nos ayudan a reconocer la esencia de una técnica y como consecuencia de ello habilitarnos poder transportar conocimientos a diferentes contextos.

Cabe la posibilidad de estar siempre en las dos primeras etapas, pero si se deseamos trascender deberemos llegar a la tercera.

Un ejemplo de esto, que es el más tradicional y común, cuando se incorpora un nuevo compañero a un equipo: ante la novedad siempre nos adaptamos y seguimos en los primeros meses con las reglas establecidas, con el paso de tiempo, y una vez interiorizada la situación del equipo, empezamos a romper con determinadas pautas con las cuales no estamos muy de acuerdo, y finalmente empezamos a establecer nuestras propias pautas/reglas.

Si aplicamos esto a la Agilidad se puede plantear una situación similar, puesto que las personas que entran a formar parte de organizaciones ágiles, no siempre están muy familiarizados con ellas, al principio siguen a pie juntillas todo lo que se les explica referente a las mismas, pero una vez interiorizan conceptos y avanzan en la utilización, y esto lo he vivido en primera persona, empiezan a realizar sugerencias, debatir determinadas actuaciones e incluso implementar pequeños cambios que sirven como tester para mejorar lo que hasta ese momento existía.

Todos sabemos que nada es para siempre, de allí la iteración, evolución, mejora y/o aprendizaje continuo. Es muy importante aprender, mirar con otra perspectiva y finalmente evolucionar. Gracias a estas evoluciones el ser humano disfruta hoy en día de importantes avances que han permitido mejorar a nivel de humanidad, de organizaciones, etc.

Estos ejemplos se podrían aplicar a numerosas situaciones, pero os invito a que participéis o reflexionéis sobre ellos.

Como dice Einstein:
Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario