sábado, 28 de julio de 2018

¿Cuál es una buena técnica para construir una hoja de ruta?

Tablero con una hoja de ruta
cortesía de Alexandre Magno
Imaginemos que tenemos nuestra visión del producto y estamos listos para obtener la hoja de ruta. Una de las mejores técnicas es la denominada "recuerda el futuro" o "remember the future", la que voy a presentar en este post.

Si construimos la hoja de ruta partiendo de la fecha actual hacia adelante, lo que ocurre es que pensamos en pasos pequeños y de lo que el producto debería hacer después de cada uno de ellos, como extrapolación razonable de lo que ha hecho anteriormente. Así pensamos en pequeñas mejoras, y dado que somos pesimistas, llenaremos el camino de buffers y pasos a menudo triviales.

Si recordamos el futuro empezamos por proyectarnos en el futuro, a un estado de éxito al que queramos llegar, y luego vamos dando pasos hacia atrás. "Recuerda el futuro" es una dinámica colaborativa, por tanto deben de estar presentes todos los interesados de negocio, los Propietarios del Producto y el cliente si fuera posible.

Dibujamos una línea de tiempo y empezamos por el final, por cuando tengamos pensado lanzar el productoEl marcado de ese final generará mucha conversación alrededor de para cuando tiene sentido lanzar el producto. Esa conversación generará informaciones cruzadas que son la clave para una buena estrategia, por ejemplo marketing podría revelar que la competencia lanzará un producto similar en noviembre, entonces podríamos decidir marcar octubre para el lanzamiento. Si creáramos una hoja de ruta basada en un plan detallado de ventas podríamos acabar lanzando nuestro producto después de la competencia y no darnos cuenta.

Para proyectar el estado de éxito pedimos a los asistentes que imaginen que están más allá de esa fecha de lanzamiento, que el producto ha sido un éxito y que han estado utilizándolo de forma casi continuada. De esta manera estamos respondiendo a la pregunta "¿qué habremos hecho?", pensar en un éxito futuro como ya completado nos permite tomar decisiones más efectivas al reducir el conjunto total de resultados posibles. Entonces podremos responder a la pregunta "¿cómo lo hicimos?", y ya podemos imaginar una secuencia de beneficios u outcomes obtenidos hacia atrás, generando descripciones creativas y ricamente detalladas de los mismos.

Si fuéramos hacia adelante en el tiempo nos haríamos la pregunta "¿qué deberíamos de hacer?" con lo que no tendríamos un marco de referencia para comparar, no asumiríamos el éxito y posiblemente nos perderíamos pensando en si es posible conseguir el siguiente beneficio u outcome.

Para construir la hoja de ruta:
  • Paso 1: Pedimos a los participantes que imaginen que están en el futuro y que han logrado el éxito.
  • Paso 2: Pedimos que vayan más allá: un día, semana o mes...
  • Paso 3: Pedimos a los participantes que anoten con el mayor detalle posible, qué aspecto tiene el éxito, qué beneficios u outcomes han obtenido.
  • Paso 4: Retrocedemos en el tiempo al siguiente punto de éxito y les pedimos que respondan a la pregunta "¿qué habrá pasado para que ese estado de éxito sea cierto?"
  • Paso 5: Iteramos "¿y justo antes de eso?"... ¿y antes de eso?... y así crearán la linea del tiempo a la inversa recordando el futuro.
El resultado será una hoja de ruta con los beneficios u outcomes sobre la línea de tiempo. Esta es la linea de tiempo principal, podemos hacer otras líneas opcionales paralelas con historias de usuarios (outputs) o riesgos por ejemplo. Si hiciéramos más de una linea de tiempo es importante resaltar que debemos de trabajar en una sola a la vez, nunca en paralelo, perderíamos el foco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario