sábado, 22 de abril de 2017

¿Cómo afecta la agilidad a la percepción del mundo?

Resaltar los círculos bien trazados dará visión de lo que
queremos y hará que los demás mejoren con el tiempo
Oí una afirmación que me hizo pensar: "El ser humano parece que nunca esté contento". Javier, un alumno de uno de mis cursos de Scrum, cuando hablé de que hemos de reaprender a recibir feedback, me invitó a leer sobre el método del bolígrafo verde que quiere promover el refuerzo positivo en los niños. Allí descubrí la razón de la afirmación: según la autora del método "las insatisfacciones que sufrimos en la vida están provocadas por la costumbre de resaltar los errores y no los aciertos".

Para ser coach ágil hay que tener la mentalidad de coaching adecuada, recordemos que hemos de estar convencidos y creer que el coachee, quién recibe el coaching, sabe más sobre su realidad y por tanto sus opciones, riesgos y la solución a sus problemas que nadie. Y que el coach ha de considerar que lo que haya hecho el coachee lo ha hecho con la mejor intención y con el mejor uso de sus conocimientos en esas circunstancias". En definitiva hemos de creer en las personas.

Esta mentalidad ha ido calando muy fuertemente en mi, es muy potente y agradecido ver como hago emerger el talento y la motivación en las personas, y eso sin duda ha cambiado mi perspectiva del mundo. En una ocasión un director de TI me dijo que ¡¡¡me veía demasiado feliz!!! Me quedé sin palabras unos segundos, no hubiera esperado nunca una frase así. Simplemente le dije que si no me veían feliz nadie creería en el cambio de forma de trabajo que yo traía como Scrum Master. En otra ocasión, cuando hablaba de dar confianza y valor a las personas, otro mando intermedio me dijo que no podemos basarnos en el buenismo... me sonreí para mis adentros y pensé, "¿Qué? ¿Nos basamos en el malismo para alcanzar proyectos exitosos y una empresa mejor? ¿Matamos toda creatividad para seguir siendo una empresa que sigue la estela de otras?".

Lo más interesante del método del bolígrafo verde es que al reforzar los aciertos, y no prestar atención a los errores, estos últimos acaban desapareciendo de forma natural. Si ponemos el foco en las cosas bien hechas, como por ejemplo las entregas en las revisiones de sprint, creamos una cultura de confianza en la que no haya miedo al fracaso, tomamos nuestros errores como oportunidad de aprendizaje y nos basamos en ciclos cortos como son los sprints, haremos evolucionar y mejoraremos nuestra compañía, vida profesional e incluso nuestra vida personal de forma continua.

Recordemos que el fracaso no es otra cosa que el esfuerzo mal dirigido, una oportunidad para levantarse, aprender y crecer. Quién no fracasa y siempre hace las cosas "bien" probablemente no haya corrido riesgos y por tanto haya quedado estancado en su mediocridad. La humanidad ha aprendido y evolucionado a base de prueba-error, y cuanto más cortos los ciclos, más rápido el aprendizaje y menor el dolor.

Definitivamente la mentalidad ágil se ha instalado en mi ADN y me siento apóstol del buenismo, definitivamente creo en las personas y sus interacciones... y eso impregna fuertemente mi perspectiva del mundo.

Soy humano y el miedo al cambio forma parte de mi naturaleza, pero sé que todo cambio tiene muchas probabilidades de ser a mejor y que a base de cambios todo evoluciona. Quizá no sepamos de antemano a donde vamos, pero si a lo largo del camino nos adaptamos y cambiamos a lo que nos hace más felices, viviremos una vida mas llena y feliz. No olvidemos que la vida no es otra cosa que un camino... para ir en la dirección correcta creemos nuestra pila de producto personal y disfrutemos de cada historia que vayamos viviendo :-D
Una "pila de producto" llena de buenos deseos y sentimiento en una heladería en Barcelona :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario