domingo, 12 de mayo de 2019

¿Cuándo usar Scrum o métodos ágiles?


Marco de Cynefin de Dan Snowden
En los acompañamientos y en las clases suele ocurrir que alguien pregunte: ¿qué es mejor, Scrum o la gestión de proyectos tradicional?

Realmente una forma de trabajar no es mejor o peor que la otra, son formas distintas y cada una ellas es la mejor solución para diferentes contextos.

Para clarificarlo vamos a adentrarnos en el marco de Cynefin de Dan Snowden que se muestra en la imagen de la derecha, un modelo que contiene una tipología de contextos que se describe como un "marco de control empírico".

Simple

El dominio simple representa los "conocidos conocidos". Son problemáticas simples en donde hay reglas (o mejores prácticas), la situación es estable, y la relación entre causa y efecto es clara: si haces A ocurrirá B. No es necesario pensar la solución, se afronta con "percibir-categorizar-responder": percibe los hechos, categoriza y luego responde siguiendo la regla o aplicando la mejor práctica. Snowden y Boone ofrecen el ejemplo del procesamiento de pago de préstamos: un empleado identifica el problema (por ejemplo, un prestatario ha pagado menos de lo requerido), lo categoriza (revisa los documentos del préstamo) y responde (sigue los términos del préstamo).

Complicado

El dominio complicado consiste en "desconocidos conocidos". La relación entre causa y efecto requiere de un análisis o de una experiencia previa; hay un rango de respuestas correctas. El marco lo afronta con "percibir-analizar-responder": evaluar los hechos, analizar y aplicar la práctica apropiada. En este contexto es necesario "pensar" para aplicar la mejor práctica, es en este contexto donde se mueven los ingenieros, cirujanos, analistas de inteligencia, abogados y otros expertos. Un ejemplo sería la ingeniería civil, la construcción de un puente.

Complejo

El dominio complejo representa los "desconocidos desconocidos". Causa y efecto sólo se pueden deducir en retrospectiva, no sabemos con anticipación si una determinada solución va a funcionar, hay que descubrir la mejor solución. No hay buenas respuestas. Requiere pensar e innovar, y lo único que podemos hacer examinar los resultados y adaptarnos. Cynefin llama a este proceso "probar-percibir-responder". Casos de seguros difíciles o el desarrollo de software son un ejemplo de este contexto en el que se requieren niveles altos de creatividad, innovación, iteración y comunicación. 

Caótico

En el dominio caótico la causa y el efecto no están claros. Los acontecimientos en este dominio son "demasiados confusos para esperar una respuesta basada en el conocimiento", escribe Patrick Lambe. No requiere pensar, "acción", cualquier acción, es la primera y única forma de responder adecuadamente. Un ejemplo es una sala de urgencias de un hospital, es imposible preveer, simplemente se puede reaccionar y actuar.

Vistos los cuatro contextos, el contexto por excelencia para Scrum es el complejo; es en este contexto donde con Scrum podemos encontrar prácticas emergentes a problemas adaptativos complejos a través de sus ciclos de inspección y adaptación para desarrollar nuevos productos o la incorporar nuevas funcionalidades en productos existentes.

Scrum también podría aplicarse en un contexto complicado, pero probablemente haya formas más eficientes dado que es posible plantear la solución ideal al principio en base a buenas prácticas. Lo que no funcionaría es aplicar una solución para un contexto complicado, como la gestión de proyectos tradicional, a un contexto complejo... y este es un aprendizaje que muchas compañías tienen pendiente todavía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario