lunes, 7 de octubre de 2019

¿Existe algún juego para hacer team-building en silencio?

Caja juego "The Mind"
Uno de los juegos cooperativos que me encanta y podría jugar día tras día es "The Mind" de Wolfgang Warsch. Se trata de un juego de cartas en el que hay que colaborar para poder ganar, o ganamos todos o perdemos todos. Es una excelente actividad de team-building. Está compuesto por 120 cartas:
  • 100 cartas numeradas del 1 y el 100.
  • 12 cartas de Nivel: para visualizar el nivel del juego donde 12 es el más avanzado.
  • 5 cartas de Vida.
  • 3 cartas de Shuriken.
Las reglas del juego son muy sencillas; la idea es que el equipo ponga las cartas en orden ascendente en el centro de la mesa sin turnos ni orden de juego y en silencio absoluto.

Se empieza por el nivel 1 colocando la carta correspondiente en la mesa. Repartidas las cartas quien crea que tiene la carta más baja la coloca bocarriba en el centro de la mesa, de manera que se vea el número. El siguiente jugador que crea que tiene la siguiente carta más baja, la coloca encima y bocarriba.

Dado que está prohibido hablar, gesticular o comunicarse de cualquier forma, los jugadores han de aprender a utilizar la mente colectiva para decidir si su carta es la siguiente más baja.

Jugando "The Mind" en el AOC 2019
Si el equipo consigue colocar todas sus cartas en orden ascendente en el centro de la mesa ha superado el nivel. Pasan a la carta del siguiente nivel y hacen las rondas necesarias para superarlo.

Si el equipo coloca una carta en el orden incorrecto pierden una vida y vuelven a seguir jugando en el nivel actual. Las cartas de Vida permiten seguir jugando pese a haber cometido un error en el orden de las cartas. 

En cualquier momento durante el juego un jugador puede levantar la mano para sugerir que se juegue una carta Shuriken. Si todos los jugadores aceptan jugar un Shuriken cada jugador descarta su carta más baja y el juego se reanuda.

Los jugadores han de intuir en absoluto silencio el tiempo de los demás, y lo hacen a través del lenguaje corporal plasmado en ligeros movimientos, agitación física, relajación en señal de espera, etc. Este juego tan sencillo es una excelente actividad de team-buidling, aunque no podamos hablar, ni debatir ni ponernos de acuerdo de manera explícita es necesario el trabajo en equipo para conseguir alcanzar el objetivo común.
  • Permite conocer más a los miembros del equipo, las fortalezas y debilidades de cada uno
  • Establece conexiones entre estos, celebran los éxitos y lloran los fracasos juntos
  • Refuerza la empatía por los demás miembros
  • Crea complicidad y sentimiento de pertenencia al equipo
Es reconfortante como Scrum Master ver que con cada nivel superado el equipo se une más y más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario