miércoles, 24 de junio de 2015

¿Qué ventajas financieras aporta Scrum frente a proyectos en cascada?

Como Agile Coach acabas moderando, formando y explicando Scrum a muy diferentes perfiles dentro de las compañías, y a cada uno de ellos hay que hablarles en un idioma adecuado, uno que ellos puedan entender. Uno de estos perfiles son los directores financieros y para cuando tengamos que tratar con estos podemos utilizar este gráfico que muestra una comparativa de como se comporta el ROI en ambos marcos de trabajo.

Gráfico comparativa comportamiento ROI por Carlos Peix
En el punto "0", el origen de coordenadas, encontramos el punto donde se inicia nuestro proyecto. El punto "E" sobre el eje de abscisas representa el momento de la entrega del proyecto. En el eje de ordenadas por encima del origen de coordenadas se representan las ganancias (ROI), y por debajo del mismo las pérdidas (inversión).

Miremos primero lo que ocurre con la curva "B" que representa un proyecto con metodología tradicional en cascada. Desde el inicio del proyecto hasta su entrega tenemos una inversión constante, pagamos sueldos, recursos y todo lo que conlleva el proyecto. No es hasta que entregamos el proyecto cuando recuperamos poco a poco la inversión con los beneficios que este va reportando. En algún momento más allá de la entrega la curva se vuelve de color verde y dará beneficios a la compañía.

Ahora estudiemos la curva "A". Esta representa un proyecto bajo el marco de trabajo de Scrum. Con cada sprint, señalados con la letra "S", obtenemos un incremento instalable en producción. Ya en los primeros sprints vemos que la inversión da sus frutos, ya que el incremento puesto en producción, por tanto lanzado al mercado, ya empieza a dar beneficios y a producirse el retorno de la inversión. El ROI es moderado pero crece a medida que avanza el proyecto y mucho antes de la fecha de entrega "E" la curva se vuelve verde.

¡Un director financiero eso lo entenderá muy muy bien! :-)

Pero veamos que más beneficios aporta Scrum. Imaginemos que en el punto "I" se produce una interrupción del proyecto, no tanto por una cancelación, sino porque se hayan producido cambios significativos en el alcance derivados de las variaciones del mercado. En un proyecto en cascada es complicado cambiar, el proyecto se ha diseñado para llegar a "E" y lo más probable es que en "I" tengamos muchas cosas empezadas, cosas que
Gráfico de funcionalidades obtenidas, thanks to Silvana
habrá que finalizar o desechar. Usualmente esto pasa porque en proyectos en cascada se suele trabajar por capas horizontales, a diferencia de Scrum dónde se trabaja por lonchas verticales. Veamos ahora lo que pasa en Scrum. Scrum abraza el cambio, por tanto lo único que sería necesario es finalizar el sprint en curso, luego los cambios se incorporarán de forma natural al proyecto. Aún en el caso de una cancelación total del proyecto, lo construido hasta entonces, dado que está en producción, en el mercado, seguirá dando sus beneficios. En el gráfico a la izquierda se ve claramente la diferencia en funcionalidades obtenidas, en el proyecto en cascada no habremos obtenido nada, porque todo lo obtendremos en "E", en cambio en Scrum habremos obtenido la suma de funcionalidades construidas en los diferentes sprints "S".


Es interesante ver el comportamiento del riesgo "R", en cuanto la curva "A" se vuelve verde ¿hay riesgo financiero? ¡Podemos seguir desarrollando y no perdemos dinero! Uno de los beneficios de Scrum es que, al poner los problemas sobre la mesa en cuanto estos se producen, trae los riesgos al principio del proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario