viernes, 29 de abril de 2016

¿Quiénes suelen ser los primeros en adoptar la cultura ágil?

En toda transformación ágil hay tres clases de personas que gestionar. Los que tienen agilidad en su ADN, los curiosos, que están abiertos a una forma de trabajar diferente, y los escépticos, manifiestamente contrarios al cambio. Para la adopción de la cultura ágil hay que poner el foco en los dos primeros grupos, el tercer grupo caerá por su propio peso y se alineará cuando los demás grupos estén cosechando sus éxitos.
David, Propietario del Producto, exponiendo su experiencia
Para asegurar el éxito de un proyecto, la elección de la persona adecuada para adoptar el rol de Propietario del Producto es crucial. Al fin y al cabo un proyecto trata sobre una nueva herramienta que mecanizará las necesidades de negocio, por tanto la clave del éxito está en que el proyecto se lidere correctamente desde negocio. Por tanto en la construcción de un producto con Scrum, el Propietario del Producto debe de estar absolutamente alineado con la mentalidad ágil, y por tanto por el guiado por valor de negocio.

Quiénes mejor comprenden el valor de negocio son usualmente las áreas de negocio, quienes tienen contacto directo con el mercado y sus oportunidades, para los el cambio representa incremento de valor, y el poder adaptarse rápidamente una ventaja competitiva. A diferencia de negocio, el foco de los departamentos de TI suele estar en cumplimiento del proyecto en términos del triángulo de hierro. Su objetivo es concebir un plan para construir las funcionalidades del alcance, y eso ancla en el alcance, nos hace resistentes al cambio. Es por ello que, por lo general, las áreas de negocio comprenden y adoptan de forma más rápida y natural la agilidad, aunque Scrum resulte ser una aportación originaria de las TI a la gestión de proyectos.

En este post expongo las experiencias de un Propietario del Producto, David, que se ha alineado con Scrum rápida y sólidamente, y que actualmente ha introducido prácticas de Scrum en su equipo de marketing. :-)

Lo vemos en la foto más arriba exponiendo los diferentes beneficios y algún deber/responsabilidad:
  • La generación de conversación en las reuniones y prácticas de Scrum ha creado una base de conocimiento común entre negocio, TI y el proveedor. Más allá del proyecto ha habido un acercamiento e integración entre las personas de negocio y TI, un acercamiento entre personas que resulta que tienen más en común de lo que se creía.
  • La rutina o hábitos de Scrum han aportado una ventana próxima para los temas a tratar: "Mañana lo expongo en la reunión diaria", "...en el pasado, al no haber reuniones planificadas podía pasar una semana antes de encontrar la oportunidad, y en ocasiones nunca llegaba".
  • Los beneficios de los ciclos cortos han hecho que el límite en la detección de impedimentos y el inicio de resolución se redujera a 24 horas.
  • Propietario de Producto atendiendo al equipo
    Gracias Sergio por el dibujo :-)
  • La flexibilidad al cambio resulta esencial, a veces "lo que dije, al final no es así...", "no sabía que..." y "me olvidé de..." son cosas que ocurren, muchas veces porque no sabemos de antemano, y Scrum da solución y lo absorbe de forma natural.
  • "Hay que saber llevar la corona", el rol de Propietario del Producto da mucho poder que permite marcar el rumbo, pero a su vez es una gran responsabilidad, ya que hay que atender a un equipo de desarrollo de forma continua y adecuada.
  • Respecto al guiado por valor, David lo resumió en una frase muy elocuente "No tengo la sensación de no tener lo que quería... tengo mucho de lo que quería".
Mis agradecimientos a David que expuso sus experiencias en un curso que dí a otros futuros Propietarios del Producto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario